Carreras técnicas y profesionales
Carreras técnicas y profesionales

Estudiantes de Técnico en Educación Parvularia renuevan energías con talleres de yoga

La jornada fue ideal para recargar energías y así finalizar exitosamente el semestre.

Con dos jornadas de introspección y relajación la carrera de Técnico en Educación Parvularia del Instituto Profesional Los Leones celebró el Día de la Educación Parvularia y del Educador de Párvulos y que en Chile se celebra cada 22 de noviembre. La primera de esas actividades se inauguró el miércoles 2 de diciembre con el taller “Técnicas Yóguica para el Aula”, a cargo de la instructora de yoga Vania Castro, y continuó el jueves 3 de diciembre con el taller “Encuentro de autocuidado y bienestar femenino” a cargo de la instructora de Yoga Kundalini pre y post natal, Karina Núñez Vidal. Ambas jornadas se realizaron a través de la plataforma Zoom y contaron con una gran convocatoria de estudiantes.

El objetivo de ambas actividades fue que los estudiantes pudieran adquirir algunas técnicas básicas de relajación y así disminuir los niveles de ansiedad que siempre genera el final del semestre. Es por ello que el primer taller estuvo enfocado en conocer las técnicas yóguicas en el aula. Por medio de una breve introducción teórica, los participantes abordaron aspectos como conocimiento del cuerpo, técnicas de respiración y posturas que contribuyen a la relajación.

Tomando también en consideración el público objetivo con el que tendrán que interactuar las futuras profesionales de esta carrera, es decir, los niños, se entregaron algunas técnicas para trabajar con la disciplina del yoga en niños y niñas de 4 a 7 años.

La encargada de dirigir el primer taller fue Vania Castro González, cuyo nombre espiritual es Sadhana Joti, Licenciada en Danza, coreógrafa e intérprete, y quien desde hace un par de años es instructora de yoga, especializándose en la práctica de yoga con niños y niñas. “El propósito de mis talleres es que, los que participen de ellos, puedan llenar sus corazones de amor y paz, que puedan reconocerse como personas que son capaces de transmitir ese amor y esa paz, y que a través de las diferentes técnicas puedan llevar un poco de calma al resto de las personas”, expresó.

La instructora, además, agregó que este tipo de talleres siembra en las estudiantes la necesidad de profundizar en sus propios sentimientos y emociones. “El beneficio que instancias como estas generan en las estudiantes es que, principalmente, se sienten motivadas, se vuelven más conscientes de lo poderosa que son las técnicas yóguicas. Y si bien con una hora de taller no estarán capacitadas para impartir ellas mismas ese taller, sí van a estar motivadas para profundizar y ocupar esas técnicas de respiración y corporalidad en el ejercicio de su profesión. Lo primero es que, como futuras educadoras, ellas aprendan a conectarse como con ellas mismas y desde ahí, entregar a los niños y niñas pequeñas herramientas”, recomendó.

El jueves 3 de diciembre fue el turno de “Encuentro de autocuidado y bienestar femenino” a cargo de la instructora de Yoga Kundalini pre y post natal, Karina Núñez Vidal. Su taller y tal como su nombre lo dice, estuvo enfocado en el cuidado emocional de las mujeres. Para ello se llevaron a cabo una serie de ejercicios físicos y de respiración. Esta jornada fue especialmente emotiva puesto que al final del taller la instructora le dio la posibilidad a las estudiantes para que compartieran, con el resto de sus compañeras, sus experiencias de cómo había sido este año.

Varias de las ahí presentes coincidieron en que este año fue especialmente difícil, puesto que, además de tener que lidiar con la modalidad de teletrabajo, debieron compatibilizar su tiempo con las labores domésticas, estudios y el cuidado de sus hijos. A ello se sumó el estrés de la pandemia y que incluso les arrebató la vida a algunos de sus familiares.

Frente a ello, recomendó Karina Núñez, la idea es no reprimir las emociones y si se tiene deseos de llorar, desahogar la pena a través del  llanto. Sin duda que ha sido un año complejo, pero a pesar de las adversidades se debe cuidar también las emociones, precisó.